En Miami-Dade investigan muerte por COVID-19, cuando en realidad fue por homicidio

0
348

Informe forense llevado a cabo en el Condado Miami-Dade revela que un caso de fallecimiento por COVID-19, en realidad se debió a una herida por arma de fuego.

La víctima  quedó identificada como Johnny Copeland, de 44 años, el cual murió el mes pasado tras haberse contaminado por el virus que azota al mundo. A este hombre contagiado por coronavirus, le habían diagnosticado como principal causa de deceso: los problemas de neumonía, obesidad e hipertensión.

Sin embargo, el Departamento de Medicina Forense de Miami-Dade determinó que en realidad la principal causa de muerte, se debió a complicaciones generadas por un balazo que dejó a Copeland paralizado en 1997. Por cuanto, ahora, los detectives de la policía de Miami están tras la pista del responsable de balear hace 23 años a Copeland.

Tristemente, Johnny Copeland tuvo una vida llena de infortunios entre ellos, según declaraciones por parte de la policía de Miami-Dade, ser víctima de su esposa, Jakeya Brown, quien lo abandonó en una casa desierta, encontrándose dos días después: deshidratado, desorientado, cubierto de heces fecales y de orina.

Copeland vivía en el Centro de Rehabilitación de North Dade, una instalación que terminó siendo fuertemente afectada por el virus, después de que 38 residentes arrojaron positivo, de los cuales tres han muerto hasta la fecha.

Es así, como Copeland luego de  quejarse de tener problemas para respirar, fue trasladado al Jackson North Medical Center, donde su condición empeoró rápidamente, falleciendo el 29 de abril del 2020.

La hermana de la víctima, Robin Jones, manifestó su frustración al indicar que, el instituto de rehabilitación le faltó tomar las medidas sanitarias adecuadas para evitar la propagación del virus.

Redacción aldiaenmiami con fuente el Nuevo Herald

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí