Ciudad de Miramar reducirá el presupuesto financiero de los bomberos y policías a partir del 11 de junio

0
404

La oficina del administrador de la ciudad Miramar notificó el día miércoles que «cada empleado será suspendido por 8 horas cada semana desde el 11 de junio al 9 de diciembre de 2020», medida rechazada por los jefes sindicales.

Las autoridades refieren que la decisión se deriva al impacto de la pandemia de COVID-19 sin precedentes que, ahora llegó a los gobiernos locales del sur de Florida.

Razón por la cual, la ciudad de Miramar se ha convertido en la primera en anunciar permisos para gestionar las consecuencias financieras de la COVID-19, como ha sido: emplear recortes en la policía y en los bomberos, aspecto que puede afectar la seguridad pública, según opinión de los representantes sindicales.

Es oportuno decir que, la Ciudad de Miramar maneja una nomina de más de 1,200 personas, desde empleados hasta personal de limpieza en la Municipalidad, hasta aproximadamente 150 bomberos y otros más de 200 oficiales de policía.

Entre tanto, uno de los afectados por la medida de recorte presupuestario Rob Skirvin, presidente de la Asociación Benevolente de la policía (PBA por sus siglas en ingles) del condado de Broward manifestó su rechazo: «Quitarme el 20% de sus horas de personal para la policía y los bomberos, eso es para mí, eso limita con la incompetencia».

Igualmente, Skirvin agregó que la reducción financiera a la larga será negativa para Miramar: “Para llamadas de rescate y llamadas de emergencia, su personal se estirará extremadamente, extremadamente delgado. Esto podría causar una gran cantidad de horas extras que finalmente podrían costarle más a la ciudad”.

Mientras tanto a juicio del alcalde de Miramar, Wayne Messam «el COVID-19 es un animal diferente, no tiene precedentes”, además aseveró que «la ciudad de Miramar tendrá problemas financieros en términos de nuestro fondo general».

Cabe señalar que la ciudad ha proyectado una pérdida de aproximadamente $ 23 millones en el presupuesto del año fiscal debido a un golpe en los impuestos generales y otros ingresos intergubernamentales, como dólares estatales y del condado.

Por lo que el alcalde expresó que «estamos haciendo los ajustes apropiados para ajustarnos al impacto financiero».

Sin embargo, los jefes de la policía y los sindicatos de bomberos sostienen que reducir la seguridad pública de esta manera es un movimiento arriesgado y peligroso.

De igual manera, James Estep, del IAFF Local 280, un sindicato de bomberos infirió que «el hecho de que vamos a tener menos gente en la escena, no solo es una reducción para la seguridad de los ciudadanos, sino también para nosotros”.

Redacción de aldiaenmiami con fuente local 10 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí