Wynwood afrontará este verano con inseguridad, gracias al coronavirus

0
388

Después de varios meses de encierro involuntario por el coronavirus, Wynwood se une a la fase 1, afrontando este verano con inseguridad.

El día antes, de que la Ciudad de Miami emitiera la orden de cierre de negocios no esenciales para evitar la expansión del coronavirus.

El Centro de Wynwood, tuvo lo que sería la fiesta final del club por un tiempo, ya que el rapero dominicano Bulin 47 derribó la casa por la ventana ese 15 de marzo.

El gerente y socio del Centro Riste Sekuloski explicó:

“No quería decepcionar a nadie”

“Si supiera lo que sé ahora, habría hecho una fiesta más grande.”

Después de dos meses de cierre involuntario, la semana pasada, la ciudad de Miami, permitió, la apertura de diferentes comercios, parques, salones y oficinas.

Y esta semana Wynwood, reabrirá sus espacios y comedores al público, de forma limitada y preventiva.

Por ejemplo, los bares que no ofrezcan comida, no estarán funcionando.

Cabe señalar que, Wynwood, es un distrito dependiente grandemente al turismo como motor económico.

Y que aunque los lugareños proporcionan una buena base como partidarios leales, los ingresos de las altas temporadas por el turismo, son esenciales.

Pues, la pandemia se produjo, cuando la temporada alta estaba finalizando, pero ahora con esta situación, muchos dueños están preocupados, por si los futuros visitantes regresarán al vecindario.

Asimismo los empresario de este lugar, comunicaron su preocupación por las medidas que deben tomar, emitiendo que

“Solo porque se nos permita reabrir no significa que sea el movimiento correcto para ellos.”

“Operar un negocio, reducir la capacidad y hacer cumplir el distanciamiento social y el uso de máscaras es un acto de malabarismo que algunos todavía están descubriendo.”

Por otro lado, otros comercios de este centro se sienten listos y positivos para abrir, aunque saben que ya no estará por un tiempo el

“Wynwood animado, abarrotado y bullicioso al que están acostumbrados”

Brad Kilgore, chef y propietario del restaurante Alter indica

“He estado viviendo y trabajando en el vecindario durante seis años, viendo el crecimiento masivo y los cambios que han llegado”

“Lo que llegó al vecindario fueron las reuniones masivas. Se convirtió en un gran espacio de reunión: gente caminando hombro con hombro, aceras llenas.”

“Creo que lo que vamos a ver ahora, es una vida similar a lo que era al principio. Ser más esporádico porque quizás las reuniones grandes ya no serán tan aceptables“.

Fuente: Miami Diario

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí