Reapertura concurrida en las playas del Sur de la Florida

0
379

Grandes multitudes y pocos tapabocas acompañaron al primer fin de semana de apertura de las playas en el Sur de Florida.

Según un reportaje del Miami Herald, el primer fin de semana de apertura de las playas luego de un cierre de 12 semanas por la pandemia de COVID-19 fue bastante concurrido; sin embargo, los bañistas estaban distanciados de otros, y a pesar de que había algunos grupos, ninguno pasaba de 10 personas.

El reglamento del Condado de Miami-Dade asegura que los tapabocas son esenciales si no pueden haber seis pies (1 metro) de distancia entre una persona y otra, pero no son necesarias en el agua.

Representantes de la Policía de Miami Beach se aseguraron de contar con tapabocas adicionales en caso de que alguien olvidara llevar alguno.

Una familia de cuatro adultos y cuatro niños viajaron desde Homestead para pasar el día en la playa. Vivaik Gulabram, de 40 años y miembro de la familia, aseguró al Miami Herald que estaba fascinado.

«Es hermoso – volver a la normalidad», dijo. «No está tan lleno como de costumbre pero ya casi. Ojalá lleguemos pronto a ese punto… quiero que todo vuelva a la normalidad».

Su familia estaba de acuerdo con el reglamento establecido para minimizar la propagación del coronavirus.

Más allá de la playa, la calle Ocean Drive cerró el tránsito vehicular para permitir que peatones y ciclistas disfrutaran las calles abiertas. Los restaurantes también tomaron ventaja de esto, sacando mesas al exterior.

En un punto, un representante del departamento tuvo que llamar la atención a un grupo de 11 adultos jóvenes cerca del agua. El grupo no estaba usando tapabocas. Una vez que el representante se fue, volvieron a quitarse las tapabocas.

VER MÁS – Las playas del sur de Florida abrieron y volvió la basura

Un joven de 20 años llamado Nivek Divincci contó al Miami Herald que no creía que las playas debieron estar cerradas en primer lugar.

«Fue bastante inútil lo que hicieron de cerrar las playas porque sabes que todos los que vienen a la playa, están como separados ya», afirmó Divincci. «Entendí la parte de cerrar la playa a los turistas, porque eso es una historia distinta, pero para los residentes sentí que fue estúpido».

Redacción de Al Día en Miami y fuente: Miami Herald

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí